Enterade de El Rfc y su mas innovador forma de la factura electrónica 2018



Desde el uno de julio de 2017 se puso en funciones la versión 3.3 de la facturación electrónica, la planificación era que todos los contribuyentes se cambiaran a esta sistema de inmediato, no obstante, no ocurrió así, y las autoridades fiscales tuvieron que enfrentar el aprieto de aguantar la demora hasta diciembre del mismo año, plazo al que se llegó con mucho retraso, teniendo que desplazar una vez más la fecha límite, hasta 1ro. de diciembre de 2018 y esperando que para ese día la fuente de información fuera única. Corrieron múltiples días ya, y para algunos resulta extenuante explicarse la suplencia. Pero realmente es muy fácil, gracias a la expansión del Servicio de Administración Tributaria y de qué forma ha facilitado los métodos a fin de que los interesados alcancen a anotarse, cada vez más personas que recién se adjuntan a la actividad económica o bien pequeños empresarios que continuaban en la informalidad han aclarado su situación frente al fisco, transformándose en contribuyentes formales, por lo tanto se requiere mayor eficiencia, fluidez y sencillez en las herramientas que estos usan.

Hoy en día, este país produce más de 200 facturas por segundo, lo cual se traduce en movimientos entre 400 personas físicas o morales, involucrando también el SAT, la cantidad de información gestada en estos tratos es muy grande que debe manejarse de la forma más conveniente que se encuentre para proteger la situación fiscal de los 63 millones de apuntados en el rfc, cantidad oscilatoria, en tanto que el cambio en la base de datos es constante, gracias a los nuevos registros. Claro que, Hacienda se agrada con esta noticia, pues esto revela que el perfeccionamiento cumple su propósito, y también que la relación con los tributarios se vuelve poco a poco más sólida.

Queda claro que para muchos un cambio en el sistema de facturación es complicado, ya que es una situación grandioso que exige invertir, capacitar y arriesgarse, no obstante, procurar que las fuentes de información fiscal se unieran y subiesen su nivel ayudándose de la tecnología requirió de una tarea titánica. Asimismo, fue necesaria una capacitación intensa y constante, así como la conexión con el ámbito empresarial. Tratándose de los tributarios, tuvieron tiempo de más para realizar la nueva táctica, ya que, pese a que la versión tres punto tres se puso en marcha el 1 de julio de 2017, se volvió obligatoria hasta el primer día del año vigente, así pues, un término de seis meses es adecuado para alcanzar un cambio gradual y apropiado.

La nueva práctica de facturación incluye grandes mejoras, estipuladas para facilitar la ejecución fiscal y agilizar el control tributario, para conocerlas a fondo consulte las especificaciones técnicas del CFDI 3.3 divulgadas en el Anexo 20, de igual modo puede echar una ojeada al catálogo, la estructura y el estándar hallados en el sitio online del SAT. En ese lugar está disponible una herramienta gratuita para producir la factura bajo las especificaciones. Para utilizarla es requerida la firma electrónica y certificados de sello digital vigentes, los cuales solamente se obtienen luego de darse de alta en el RFC.

En general, la actualización incluye 22 nuevos campos de datos distinguiendo la utilización de CFDI, régimen fiscal del emisor, número de registro sitio útil tributario del receptor, uso de CFDI para el receptor, además esta actualización recoge 17 nuevos catálogos, como: clave en unidades de medida, distrito postal, y sobre todo clave- producto- servicio. por lo tanto ahora se debe que seleccionar de entre más 50 mil códigos la clave del producto. Encima se adicionaron cuarenta y seis reglas, entre ellas el rfc del receptor registrado; zona horaria basada en el C.P. del emisor; régimen fiscal del transmisor. En cuanto a la táctica de validación del RFC, funciona cotejando con la ayuda de PAC, si el RFC del receptor se encuentra en la base de datos del SAT, y si no se encuentra el registro, la factura no es timbrada, así se eluden practicas deshonrosas y mejorar la interacción del contribuyente con la autoridad tributaria. Ya que usualmente se alteran los gastos, con el objetivo de eludir impuestos, mas habrá más control sobre esto, constatando antes de aprobar cualquier factura, que realmente el contribuyente exista y esté formalmente inscrito.

A pesar de que el reemplazo a esta nueva revisión envuelve mucho trabajo, realmente vale la pena por la seguridad que ofrece a cambio, a final de cuentas, el que se amolda progresa y todo aquel que busque avanzar, lo hará a la par del desarrollo de la economía y sus métodos de regulación.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *